fbpx

El día de hoy desde la . vamos a hablar de forma general de las principales lesiones musculares que se pueden dar en un joven tenista, sobre todo para desde aquí fomentar el aprendizaje sobre algunos de los problemas físicos que pueden sufrir día a día los jugadores. Trataremos de forma general los diferentes términos, así como el posible motivo de la lesión y que podemos hacer para prevenirla o afrontarla.

Antes de empezar tratando los diferentes tipo de lesión podemos decir que de forma general se pueden prevenir todas las lesiones musculares siguiendo estás tres pautas:

  • Una buena preparación física, junto con buenos calentamientos y  una rutina de estiramiento adecuada.
  • Mantener unos buenos hábitos alimenticios, teniendo una dieta variada y equilibrada que sea adapte a las necesidades del jugador.
  • Revisiones medicas frecuentes, mejorar constantemente la técnica y jugar en pistas en buen estado.

Estos tres puntos son la base para prevenir las lesiones musculares y aquí en la . lo tenemos claro por lo que a la hora de formar a nuestros jugadores, adaptamos estas bases para sus necesidades individualizadas, intentando sacar lo mejor de cada uno mientras velamos por el buen estado físico y mental del jugador en todo momento.

Tras esta presentación y estos tips de prevención vamos a pasar a ver las diferentes lesiones más frecuentes que se dan en jugadores de tenis.

 

Calambres Musculares

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los calambres musculares son espasmos musculares extremadamente  dolorosos e involuntario y ha diferencia de las contracturas dura entre unos pocos segundos y minutos, no siendo permanente. Suele afectar a músculos grandes de las piernas durante o inmediatamente después del ejercicio.

Estos calambres tienen factores que favorecen su aparición siendo los siguientes:

  • La fatiga muscular localizada.
  • La fatiga muscular localizada.
  • Los desequilibrios electrolíticos fundamentalmente ocasionados por la pérdida importante de líquidos.
  • La temperatura ambiental y la humedad.
  • La falta de una buena preparación física.
  • Una alimentación inadecuada a lo largo de la temporada.
  • El estrés emocional.

Los calambres se deben a una reacción exagerada y paradójica del musculo a la fatiga, que responde con una hiperexcitabilidad nerviosa.

Si nos ocurre un calambre muscular lo primero que tenemos que hacer es descubrir de que musculo se trata y forzar el estiramiento del mismo de 15 a 30 segundos, repitiendo esto si no cede el calambre. Tras esto es aconsejable utilizar calor en la zona y no continuar con el ejercicio.

Por otro lado lo que no debemos hacer es colocar hielo o continuar con la actividad física ya que nos puede ocasionar lesiones de mayor gravedad.

Para prevenirlos debemos entender que es clave una buena preparación física y una dieta adecuada, así como la ingesta de líquidos durante la competición.

 

Agujetas 

Las agujetas son microroturas fibrilares a la larga de un segmento muscular. Tensiones de carácter mecánico sobre el músculo inhabituado a ellas, originan un daño sobre el tejido muscular, con microlesiones, inflamación y finalmente regeneración.

Se trata de un dolor en un segmento muscular que ha sido sometido a un ejercicio inhabitual. Aparece uno o dos días después de realizar el mismo y es máximo entre el segundo y quinto día y suelen durar entre siete y diez días.

Lo que podemos hacer si tenemos agujetas es tener paciencia y aguardar una mejora segura. Es una lesión muy benigna por lo que recomendamos seguir con el ejercicio ligero y aplicar hielo o compresas frías. Si las agujetas son dolorosas puedes tomar algún analgésico convencional.

 

Contractura

«Para entender qué es una contractura, hemos de saber que la contracción muscular es el resultado de la unión de la actina y la miosina, (que son dos proteinas) con el ión calcio.

La relajación del músculo rompe la unión del calcio con la actina y la miosina. Para romper esta unión se utiliza energía en forma de ATP.

En situaciones de fatiga existe un déficit de ATP, por lo que la rotura de la unión del ión calcio con la actina y la miosina se hace imposible, manteniéndose la contracción (contractura).»

Para identificarlos debemos saber que se trata de un dolor que afecta una zona muscular concreta que aparece después de un ejercicio excesivo o de utilizar mucho una zona muscular. Pudiendo a veces palparse una zona dolorosa endurecida.

En caso de hallarnos con una contractura muscular dolorosa lo recomendable es reposar hasta que ceda el dolor, siendo una lesión benigna a la que se le puede aplicar calor. También es recomendable los estiramientos y los masajes, siendo recomendable si el medico lo estima oportuno, analgésicos y relajantes musculares.

 

La rotura fibrilar

Esta es una lesión caracterizada por la rotura más o menos importante de la fibra muscular. La rotura de la fibra muscular se produce durante una contracción llamado excéntrica, es decir mientras que el musculo se esta alargando en longitud.

La rotura fibrilar cuando se rompen unas pocas fibras es una rotura muscular parcial, mientras que si se da un mayor número de fibras dañadas estamos ante una rotura muscular total. En el tenis tenemos dos lesiones por rotura de fibras características: La tennis leg y la rotura del recto abdominal.

Una vez que se produce una rotura fibrilar  debemos aplicar inmediatamente hielo en la zona afectada, procurando poner entre el hielo y la piel un trapo o cualquier tipo de protección. La visita medica tras esto es obligatoria y necesitara un buen tiempo de descanso para la recuperación de entre 2 y 3 semanas. A medida que avance la recuperación iremos añadiendo masajes, cambios de ritmo y finalmente fortalecimiento.

Se deben evitar los masajes violentos y precoces, ya que pueden aumentar más la lesión. También se debe evitar el uso de calor o antiinflamatorios justo después de tener la lesión ya que nos encontraríamos con posibles sangrados.

 

Tennis Leg

Es la rotura más o menos importante del gemelo interno. Este músculo se sitúa en la cara interna y baja de la pierna. Es una lesión dolorosa que puede producir molestas complicaciones.

Está lesión suele darse en aficionados de mediana edad que no practican demasiado el deporte, o gente que realiza malos calentamientos o no tiene hábitos de estiramiento. Afecta más a hombres que mujeres.

Para que se produzca un tennis leg el individuo debe colocar unos breves instantes la rodilla en extensión completa y el tobillo en flexión dorsal. De esta forma el gemelo interno se coloca en máxima extensión. Desde esta posición, se realiza una impulsión súbita con esta extremidad, habitualmente con el objetivo de alcanzar una pelota complicada a la que se ha calculado mal llegar, momento en el cual se produce la lesión

Lo normal cuando ocurre es que el tenista note un dolor bito y brutal en la cara interna de la pierna, como si le hubieran lanzado una piedra, y se ve en la imposibilidad de seguir jugando. Le es imposible la deambulación normal y aparece una evidente cojera. Posteriormente, suele aparecer un hematoma por debajo de la zona lesionada que, con los días, cambiará de color. A veces puede existir cierto grado de edema y tumefacción.

Lo que debemos hacer cuando ocurre es básicamente la aplicación inmediata de hielo y la consulta médica. Es recomendable la inmovilización NO compresiva de la extremidad y, si es necesario, la utilización de muletas en los primeros días. El control evolutivo de la lesión suele hacerse mediante ecografía. Progresivamente introduciremos una pauta de estiramientos específicos de gemelos y de sóleo. Ello es indispensable para evitar recaídas.

Por otro lado debemos evitar la practica de masajes los primeros días, al igual que la aplicación de calor.

 

Lesión del recto abdominal

Se trata de una lesión muscular que se sitúa en el recto abdominal contralateral al brazo armado. Esta lesión no permite la practica del tenis de forma parcial y si no es tratada de la forma correcta puede provocar una baja deportiva por mucho tiempo y quedar como una secuela de por vida para el jugador.

Esta lesión la suelen sufrir los jóvenes en período de formación a la alta competición y suele producirse durante un servicio o smash ya que en estos movimientos el recto abdominal se coloca en máxima extensión.

Para identificarla debemos ver que al realizar el saque y el smash el jugador sufra de un dolor súbito y selectivo en el recto abdominal. A partir de ese momento cuando realice esos movimientos sentirá un fuerte dolor y le serán impracticables. Suele durar de dos a cuatro semanas.

Si notas que tienes esta lesión debemos aplicar hielo inmediatamente. Ante la sospecha de este tipo de lesión es muy recomendable abandonar la práctica del deporte y confirmar el diagnóstico mediante la visita médica. Una ecografía confirmará el diagnóstico. Como hemos dicho, se trata de una lesión que invalida al tenista para el servicio y el smash, pero NO para el resto de golpes, que podrá seguir practicando y mejorando en los entrenamientos. Progresivamente introduciremos el gesto del servicio. Es recomendable iniciarse con “segundos” para cuando estos se realicen sin dificultad empezar a realizar “primeros”, servicios estos más planos.

Lo que no debemos hacer en ningún punto es precipitarnos en sacar y smashear. Una vuelta demasiado pronto al uso de estos golpes está condenada al fracaso.

 

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
en_GBEnglish