fbpx

En este pequeño «artículo» desde la ATF vamos a hablar de las principales lesiones por sobrecarga  que puede presentar un joven tenista. Cada día los jugadores empiezan mas pronto y con mas intensidad , ello produce lesiones relacionadas con el crecimiento.

Estas lesiones se dan también principalmente durante la etapa de crecimiento del niño, hay que tener en cuenta que el deporte le ayuda a tomar conciencia de su cuerpo y mejora su calidad de vida. Sin embargo, si éste se realiza sin tener claro que el niño no es un adulto en pequeño, puede convertirse en perjudicial.

El tenis además es un ejercicio asimétrico y especialmente durante la edad de crecimiento deberemos realizar ejercicios de compensación, para evitar lesiones que pueden aparecer más tarde.

Tras esta breve introducción al tema del que vamos a tratar pasamos a ver las lesiones más típicas que se dan en los niños y adolescentes que juegan al tenis.

 

El Codo De Tenista

El codo está formado por tres huesos: el húmero, el radio y el cúbito. En el codo, el niño posee multitud de núcleos de osificación primarios y secundarios en plena actividad.

Utilizar material inadecuado (raquetas de adultos por ejemplo) y realizar golpes repetidos de forma exagerada, s,especialmente los servicio condiciona grandes compresiones e impactos en la articulación del codo. Siendo la parte externa del mismo es la más vulnerable.

Al tratarse de una lesión sobre núcleos de osificación la lesión entra dentro de las “enfermedades del crecimiento” y se la denomina “Enfermedad de Panner”. El crecimiento del hueso se produce con alteraciones y la articulación acaba lesionándose. Los dolores se hacen constantes, la movilidad queda limitada y el rendimiento disminuye. Se deben hacer radiografías y a veces pruebas más sofisticadas como son las resonancias magnéticas.

En los casos de detectarse enfermedad de Panner es obligatorio el descanso de la practica deportiva y sino se mejora dejar la practica del tenis de forma definitiva.

Pocos dolores de codo del niño tenista corresponden a enfermedad de Panner, pero estos deben detectarse lo más tempranamente posible, ya que si se consigue su diagnóstico podemos evitar secuelas.

 

La Espalda del niño Tenista

La columna vertebral NORMAL posee una estructura recta vista por detrás y unas curvaturas muy características vista de lado.

Tenemos que saber que una escoliosis es una alteración de la alineación de la columna vista por detrás. Habitualmente es debida a posiciones erróneas o debido a dimestrías de extremidades posteriores. Es importante detectar esta lesión y intentar corregirla ya que si pasa desapercibida puede hacerse permanente.

Hay que tener claro que no está demostrado que el tenis produzca  actitudes escolióticas, pero si parece que pueda contribuir a que la columna dorsal sea convexa hacia al lado del brazo dominante.

La pregunta de si puedes seguir jugando con una escoliosis depende enteramente de tu caso concreto y lo más aconsejable es ir al medico para que te valore adecuadamente, aun así en muy pocos casos se recomienda el abandono de la práctica del tenis.

El tratamiento para tratar una escoliosis  siempre se basa en ejercicios de estabilización de la columna.

 

La dimestría de extremidades

Una dimestría no siempre es causa de lesión. Desde el punto de vista de los especialistas solo las dimestrías en niños y adolescentes de más de un centímetro son responsables directas responsables de otras. lesiones.

La única actitud escoliótica relacionada con la dismetría es la que la curvatura de la columna presenta una convexidad hacia la extremidad más corta.

Posteriormente, por encima de esta primera curvatura, aparece una curvatura secundaria que tiene la convexidad hacia la extremidad larga. Esto se debe al intento del paciente por mantener el plano de visión horizontal. Si la dismetría produce actitud escoliótica colocamos una alza en la extremidad más corta.

Se recomienda empezar por “compensar” la mitad de la diferencia encontrada. Así, si la dismetria es de un centímetro a favor de una extremidad, colocaremos un alza de 5mm en la extremidad corta.

 

Fracturas de sobrecarga en el niño

Todos hoy día sabemos que por una caída o un golpe se producen fracturas y roturas de hueso, pero también existen las fracturas por sobrecarga.

Estas fracturas por sobrecarga son debidas a un proceso de microtraumatismo. Este se debe dar para que se produzcan de forma repetida en un mismo punto oseo, siendo estas fracturas más frecuentes en gente con predisposición para este tipo de lesión y alteraciones en la formación de base. Además como sabemos el tenis es un deporte donde se realiza mucho la repetición de golpes.

El tenista sometido  a una alta exigencia deportiva, empezara a notar dolor en una zona concreta, habitualmente en los huesos de la extremidad inferior. Este dolor va en aumento hasta hacerse insoportable y obliga al abandono.

Este tipo de lesiones suelen curarse con reposo y su prevención se basa en programar bien los entrenos y corregir de ser necesario mediante plantillas la alteración estructural que ha ayudado a producirla.

La Espondilólisis Lumbar

Esta lesión también es una fractura por sobrecarga que se sitúa en el llamado istmo de la vértebra. Esta lesión en tenis es muy frecuente y aparece casi siempre durante la infancia y la adolescencia. En el adulto es la secuela de lo que ocurrió hace años.

Muchas veces mientras se produce la espondilólisis hay dolor y por tanto limitación de la práctica deportiva. Es obligado el reposo deportivo hasta la remisión de los síntomas y la estabilización o curación de la lesión.

Si se presenta dolor de forma reiterada en la zona lumbar lo conveniente es ponerse en contacto con un medico, siendo aveces suficiente con la utilización de radiografías para orientar el diagnostico, aunque algunas veces sera necesario el uso de más pruebas .

El tratamiento suele basarse en reposo y aveces la colocación de un corsé. También sera necesario la realización de radiografías periódicas.

La manera de prevenir esta lesión se basa en programar bien los entrenamientos, realizar una pauta de estiramientos de isquiotibiales y psoas ilíaco y tonificar los abdominales.

 

Isquiotibiales Cortos

La musculatura isquiotibial  está en la cara posterior del muslo. Lo forman los músculos bíceps femoral, semimembranoso y semitendinoso. Van del isquion –un hueso de la cadera- a la rodilla.

Esta musculatura si no es elástica condiciona que las rodillas no se extiendan con facilidad y que la pelvis no «caiga» suficiente hacia adelante. Si la pelvis esta “rectificada”, el sacro –hueso del cual emerge toda la columna vertebral- también está rectificada y a partir de él toda la columna pierde sus curvaturas naturales.

Las personas con isquiotibiales cortos son individuos de aspecto típico: rodillas flexionadas, cadera hacia adelante y dorso de columna con giba. Son incapaces de tocar con la punta de los dedos de la mano al suelo teniendo las extremidades inferiores rectas.

Tener los isquiotibiales cortos predispone para dolores de espalda y rodillas sobretodo si se practica deporte, en nuestro caso el tenis.

Si se detectan unos isquiotibiales cortos se deben hacer estiramientos que compensen el déficit. Como es mejor prevenir que curar, es muy recomendable hacer siempre este tipo de estiramientos.

 

Enfermedad de Sever

Los dolores en los talones se suelen dar en los niños de entre 6 y 14 años que juegan al tenis. A medida que sus pies crecen, se desarrolla el hueso calcáneo. Este tiene el cartílago de crecimiento en la parte posterior del hueso que está muy expuesto a recibir impactos del suelo y a sufrir la tensión del tendón de Aquiles que se inserta allí.

Los niños además suelen correr y saltar en superficies duras lo cual aumenta el impacto.

Debido a la actividad continua y la agresión por el exceso de actividad es normal que el cartílago en crecimiento se lesione volviendo la zona del talón muy dolorosa. Siendo esta la llamada enfermedad de Sever.

La realización de una radiografía aclara el diagnóstico. El tratamiento es largo y las recaídas frecuentes. Recomendaremos reposo durante unas semanas, estiramientos del tendón de Aquiles y la colocación de unas taloneras amortiguadoras de silicona.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
es_ESSpanish